Meditación Canalizada Superluna 14 de Noviembre

luna-llena-mujer-con-los-brazos-abiertos

Siéntate y ponte cómod@. Con los ojos cerrados o abiertos comienza a respirar profundamente. Visualiza y siente como una profunda energía entra por la planta de tus pies y va subiendo hasta llegar a tu corazón. Al mismo tiempo entra una maravillosa energía por tu chakra corona. Hazlo relajadamente.

Todo comienza a girar a tu alrededor y llega un momento en que sólo puedes ver una energía dando vueltas alrededor tuy@ a una gran velocidad.

Siente como se van desprendiendo partes de ti y cada vez te encuentras más liger@. Todo ha parado de moverse y te encuentras en la orilla de un mar.

Es de noche y una gran e inmesa Luna de color dorado ilumina ese mar. Introdúcete en el agua por donde la Luna se refleja a través de ella.

Conforme te vas introduciendo en el agua, siente como eres atraíd@ por la energía de la Luna. Cuando sientas que el agua te cubre el cuello, haz una respiración profunda, aguanta un par de segundos y visualiza como te introduces hacia abajo y, al soltar el aire, siente como una potente energía te atrae y te saca del agua en dirección a la Luna, a una velocidad muy rápida. Puede que te cueste respirar debido a la gran velocidad a la que te mueves. Llegará un momento en que te quedarás suspendido en el aire frente a la inmensa Luna. De repente una esfera azul te cubrirá y te llevará hacia la Luna. Visualiza como la luz es cada vez más brillante y te cuesta ver lo que está pasando. Siente como partes de cuerpo se van desprendiendo de ti.

Cuando te des cuenta, te encontrarás en un espacio blanco donde el suelo es metálico. Aunque no comprendas nada, sentirás como aparecerán cuatro tubos de luz azules y, de cada uno ellos, un Ser. De un tubo aparecerá Jesús. De otro, María Magddalena. De otro, Hathor y, del último, Isis.

Cada uno de ellos pasará por delante de ti y te pondrá una de sus manos en tu cuerpo, quedando grabado o marcado un símbolo. Confía!

A continuación, visualiza como una suave y transparente tela cubre tu cuerpo mientras que éstos Maestros se retiran; dan paso a una puerta que se abre hacia el Universo.

Visualiza como comienzas a caminar y que, mientras lo haces, se ilumina un camino dorado que atraviesa el espacio. Sigue caminando hasta que veas al fondo una copa dorada. Camina tranquilamente y, al llegar, verás una señora de blanco que te invita a beber de la copa. Cuando sientas que los símbolos de tu cuerpo se iluminan, hazlo!

Siente como aquello que estás bebiendo recorre todo tu cuerpo y lo empieza a iluminar. De nuevo, todo empieza a girar alrededor tuy@. A girar, girar, girar,… hasta que llegará un momento que te darás cuenta que formas parte de la Luna y que estás rodeado del Universo que te acompaña.

Siente como si estubieras embarazad@ (seas hombre o mujer) y acaricia tu abdomen que poco a poco va creciendo.

Comienza a sentir como si fueras a dar a luz. Es posible que puedas sentir presión en la zona de tu abdomen. Siente cómo algo va a salir de tu interior.

Llegará un momento que sentirás mucha presión en el abdomen y comenzarás a iluminarte. Esta iluminación durará hasta que sientas que pesas poco y de repente, veas a un niño o niña que te coje de la mano y empezáis a descender de la Luna hacia abajo. Has vuelto a la orilla del mar dónde comenzó todo. Respira tranquilamente y, observa como el niñ@ que te cogía de la mano, quiere mostrarte algo y te dice:

Ven conmigo, te mostraré la Verdad. Te mostraré orqué fuiste enviado de nuevo a la Tierra. Te mostraré el principio de todo que Hoy tienes que retomar.

Ves con él/ella, no lo dudes, déjate llevar. No fuerces ninguna situación. Después de recibir el mensaje visualiza como os fusionáis tu y el niño@ formando un nuevo ser. Es el inicio de tu nuevo Camino, del verdadero.

Para finalizar di gracias, gracias y gracias.

Anuncios